La levadura química (impulsor) es imprescindible para conseguir que los batidos desarrollen dentro del horno y sean esponjosos.

Funciona debido a  la acción del calor y la humedad, produciendo gran cantidad de gas carbónico (Co2) que dará volumen y esponjosidad a los batidos.

La dosis a aplicar dependera del tipo de impulsor y del objetivo a lograr. Puede variar entre un 0,5 y 1% sobre el total del batido (receta)

Bizcochos, Melindros, Magdalenas, etc..